Impulso de la investigación

Integración con el entorno

Un gran porche en la planta baja convierte el edificio del Instituto de Investigación en un nuevo acceso al conjunto de Sant Pau.

A la vez, la aplicación de nuevas tecnologías arquitectónicas ha permitido que la construcción se integre a la perfección con las especiales características de los pabellones modernistas proyectados por Lluís Domènech i Montaner. La actuación más importante que lo ha hecho posible ha sido la instalación de una celosía translúcida de cerámica que recubre toda la fachada. La estructura cambia de apariencia a lo largo del día en función de la luz del sol, tanto desde el exterior como desde el interior. Exteriormente, las piezas de cerámica imitan el ladrillo de las antiguas construcciones hospitalarias, y por la cara interior un acabado vitrificado evoca las tonalidades que utilizó Domènech i Montaner a las cúpulas y a las cubiertas modernistas.